Realidades del matrimonio

Para casarse, asociarse, juntarse, llevar una unión libre, o en cualquier relación a largo plazo, nos debemos olvidar de todas las películas románticas que en algún momento vimos y nos hicieron soñar y debemos aceptar el hecho de que usted se está atando a alguien que conoce todos sus defectos y que a veces nos señala por nuestros errores.

Hay hombres que no son nada detallista, no demuestran su amor con flores, chocolates o joyas de lujo, pero si lo demuestran con otros detalles como una vez a la semana se lucen haciendo una cena especial, abundante y casera de todo el gusto de nosotras, nos descrestan con esto porque nos demuestran que si nos conocen

A continuación te traemos una lista de las cosas que hemos descubierto con el tiempo de cómo es realmente un matrimonio olvidándonos de los estereotipos de las películas románticas.

Realidades de un matrimonio:

El matrimonio está basado en unas normas pero no por eso debes perder el control ni cohibirte.

Es confianza y seguridad, siempre vas a escuchar palabras bonitas que te harán sentir mejor así sepas en el fondo que no es verdad y necesitas bajar unos kilitos de más.

El matrimonio es a veces voltear a ver a un chico una vez tu esposo de la vuelta.

Es tratar de hablar de un tema diferente que no sean los niños cuando estamos en una cita, tema imposible de evitar.

Es recordar la historia de cómo empezamos y acordarnos a medias de esos lindos momentos

El matrimonio es estar equivocado y tener a alguien te lo echa en cara.

Es estar caminando juntos por una calle por donde nunca han estado antes, tarde lluviosa y te das cuenta que siempre ha sido esa persona con la que has querido estar.

El matrimonio es discutir sobre las finanzas e impuestos.

Es estar juntos en medio de la noche, atendiendo a los niños vomitando, aguantando ruidos fuertes, pesadillas y ronquidos.

Es aprovechar una noche donde los niños están en casa de los abuelos y tienes la oportunidad de hacer lo que quieres y terminas tirada en el sofá comiendo crispetas y viendo netflix

El matrimonio es decir cosas hirientes pero que inmediatamente debes perdonar

El matrimonio es anticipar el futuro, saber que la vejez no llegas a todos.

Y finalmente el matrimonio es creer en esa persona aunque los hayas visto bailar desnudos

Asi que ya sabes,

El matrimonio es real, no es un cuento de hadas y príncipes azules, es imperfecto y propenso a varios episodios de rabia, rencor, dolor y tristeza. Pero también es saber que siempre vas a tener a tu lado una persona que está obligado a reírse de tus chistes y rascar esa parte de tu espalda que no puedes alcanzar.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.