Limpieza facial

Limpieza facial

El estrés, la contaminación, el tabaco, la falta de descanso y la mala alimentación, son factores que afectan la salud de nuestra piel, lo que eventualmente provoca que se deteriore y envejezca prematuramente. Por eso hoy vamos a hablar de la limpieza facial y todos sus beneficios para conservar la belleza y la frescura de la piel de nuestro rostro.

Cuando hablamos de limpieza facial, nos referimos a una limpieza profunda de nuestra cara que nos permitirá deshacernos de los restos de maquillaje que se acumulan en los poros, las células muertas, los granos, puntos negros y espinillas. Así como también tonificar y devolverle el brillo natural a la piel.

Otra ventaja de la limpieza facial es que nuestra piel queda lista para aprovechar mucho más las bondades de los productos cosméticos. También debemos destacar la eliminación de toxinas que se produce luego de este ritual de belleza, algo que también nos permitirá relajar los músculos y mejorar la circulación de nuestra cara.

Aunque no lo crean, no necesitan visitar una estética o comprar productos carísimos para disfrutar de las bondades de este maravilloso ritual de belleza. Para hacerse una limpieza facial en casa van a necesitar gel facial limpiador, miel y azúcar, aceite de oliva, aceite de almendras, una mascarilla natural, té verde y crema hidratante.

1er paso:

lo principal es asegurarnos de limpiar nuestro rostro con abundante agua tibia, luego aplicamos el gel limpiador para deshacernos de las impurezas de nuestra piel y prepararla para el resto de la limpieza.

2do paso:

ahora procedemos a aplicarnos con movimientos circulares suaves el aceite de oliva, esta sustancia es buenísima para terminar de limpiar nuestro rostro y remover cualquier resto de maquillaje que haya quedado en la piel.

3er paso:

 

lo siguiente será la exfoliación, para hacerla mezclamos la miel con el azúcar y nos la aplicamos en el rostro frotando suavemente la piel.

4to paso:

retiramos la mezcla exfoliante con abundante agua tibia y secamos dando pequeños toques con la toalla cuidadosamente. Cuando terminemos de secar nuestra cara, aplicamos de inmediato el aceite de almendras para hacer un masaje con movimientos circulares, esto nos ayudará a mejorar la circulación en nuestro rostro.

5to paso:

aplicamos una mascarilla hidratante, si no saben qué tipo de mascarilla realizarse, pueden visitar alguna de nuestras entradas previas en las que les enseñamos diferentes recetas naturales de mascarillas para la cara, escojan la que más les guste y se adecué a su tipo de piel.

6to paso:

una vez que hayamos retirado la mascarilla, nos colocamos las bolsitas fría de té verde sobre nuestra cara, cosa que cerrará nuestros poros abiertos.

7mo paso:

por último aplicamos nuestra crema hidratante, puede ser la que utilizan habitualmente antes de irse a la cama por las noches.

Como ven la limpieza facial, es un ritual súper completo que podemos practicar al menos 1 vez al mes para asegurarnos de mantener nuestro rostro, limpio, fresco y joven. ¡No se olviden de hacerlo!

No olvides leer nuestro blog Mascarillas para piel grasaManchas en la piel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.